Biografía Pianosann

Aun resuena en mi memoria el sonido de mi primer instrumento y el ultimo, durante... quizá demasiados años; un tambor en las manos de un niño, lleno de entusiasmo y de ilusión que en mi recuerdo, se asemeja bastante al hombre que hoy lucha y se entusiasma con un piano.

Con mi primer trabajo y mi primer sueldo, la música volvió a anidar en mis ganas y me compre una guitarra, cuerdas que retumbaron en mi anhelo muchas horas, como aquel tambor de cuando era niño, horas que se hacían minutos colgados de su sonido rasgado y de ese empeño mio, de conseguir que sonara con alma, porque para mi, el alma es el desafío de la música, mi desafío. 

El piano, siempre fue mi sueño inalcanzable, lo intuía tan lejano, que ahora, hoy mismo frente a el, me siento afortunado. Es un comenzar desde cero, pero, un cero, repleto de esperanza, de esfuerzo, un cero, que poco a poco va sumando y haciendo números largos y acercándome, casi la estoy tocando, a ese alma de la que hablaba al principio, mi desafío. 

Sentado al piano, el tiempo se detiene y comienza a medirse en intervalos de notas, que a veces suenan torpes ( me desespero) otras, majestuosas (mi ego se enriquece con en logro) y en ocasiones, hasta consigo que deje de oírse el martilleo y por fin, suena la MÚSICA, entonces es cuando me doy cuenta que merece la pena tanto estudio, a ratos, tanto desaliento; en ese momento, cuando el piano parece una prolongación de mi cuerpo y soy capaz de crear ese conjunto armonioso, casi bello, siento que un millón de almas, quizás las vuestras, penden de mis dedos.

A la vez que aprendo, voy componiendo cosillas.
¡ Visita mis composiciones !.
¡ Gracias de antemano !.

Entradas populares